Polémica por arresto de inmigrantes

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto: AP

    ARIZONA - El gobierno federal se niega a revelar si los fiscales en Yuma, Arizona, han reducido un programa vigente desde hace años que garantiza enviar a la cárcel a la mayoría de los inmigrantes que cruzan la frontera de forma ilegal y que, de acuerdo con la policía, es crucial para la seguridad pública.

    Los informes de que los fiscales han desistido de algunos procesos de la llamada Operación Streamline salieron a la luz hace casi dos semanas, cuando los senadores por Arizona John McCain y Jeff Flake enviaron una carta al secretario de Justicia, Eric Holder, para solicitar información sobre el estado del programa que soslaya el sistema civil de inmigración y resume meses de procedimientos penales en un solo día para inmigrantes atrapados en el cruce irregular.

    El comisario del condado de Yuma, Leon Wilmot, dijo en una carta que le habían informado que los fiscales federales de la localidad han desistido de procesar a los que no tienen antecedentes penales.

    Pero el gobierno guarda silencio total sobre el tema. Funcionarios de los departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia, así como de Aduanas y Protección Fronteriza, se han negado a responder preguntas sobre el programa.

    Brett Worsencroft, presidente del sindicato de agentes del sector Yuma de la Patrulla Fronteriza, dijo que la oficina del fiscal federal ha dejado de procesar a los infractores que no tienen antecedentes.

    "Operación Streamline es uno de los últimos baluartes que tenemos para la disuasión. Nuestro personal se reduce diariamente", dijo Worsencroft. "La valla tiene sus límites".

    Worsencroft dijo que el programa era un factor importante en la fuerte disminución de cruces de la frontera en Yuma porque enviaba el mensaje de que incluso los infractores sin antecedentes irían a la cárcel y porque permitía a los agentes centrar su atención en los contrabandistas de drogas y otros delincuentes peligrosos.

    Dejar de procesar a los infractores sin antecedentes es darles un "boleto de entrada gratuito a Estados Unidos" a los que cruzan la frontera sin autorización, aseguró.