Cobertura Especial: Elecciones presidenciales de México

Cobertura Especial: Elecciones presidenciales de México

Presunta enfermedad de López Obrador dispara alarma

El candidato a la Presidencia rechaza versiones sobre su supuesto mal estado de salud.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Isabell Herlovsen cobra penal y anota segundo gol para Noruega
    EFE

    La posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador, el tres veces candidato a la Presidencia que encabeza los sondeos de intención de voto, se encuentre delicado de salud disparó el viernes las alarmas y reanimó una polémica de años.

    Diversos analistas políticos coinciden en que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia es paciente del médico Félix Dolorit, uno de los más reconocidos neurocirujanos del mundo, con sede en el Hospital Comunitario en Larkin, ubicado en South Beach de Miami.

    Pero López Obrador no sólo descalificó las versiones sino que acusó a lo que llama mafia del poder de soltar rumores sin fundamento, ya que él está "bien" de salud "gracias a la vitamina del pueblo, la ciencia y el creador".

    "Estoy muy bien de salud, estoy rebién, hasta me puedo parar (levantar) en un solo pie", dijo en tono de broma durante un acto de campaña en el estado de Oaxaca.

    No obstante, en redes sociales circula un video de otro acto con maestros en el que López Obrador parece desvanecerse, pero es auxiliado de manera presta por una las profesoras que lo acompaña en el templete.

    Las versiones en medios de comunicación indican que ese tipo de desvanecimientos habrían sido recurrentes y responden al nombre de “lipotimia por falla cardiaca”, que es causada por un deficiente riego sanguíneo.

    Esa situación médica sería resultado de un infarto que sufrió López Obrador, de 64 años, en 2013, que fue cuando inició su atención con el equipo encabezado por el especialista Dolorit.

    Según la información disponible, desde entonces el especialista viajaría cada 15 días a México para atender a López Obrador, quien requeriría una cirugía de la columna para aliviar un severo dolor crónico que puede ser incapacitante.

    La atención sería tan personalizada, dicen los analistas políticos, que Dolorit es auxiliado por un equipo de especialistas de nacionalidad cubana que ya instalaron una sede médica en una de las colonias de mayor prestigio de la capital mexicana.