Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Sentencia de Manafort genera discusión y polémica

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Sentencia de Manafort genera discusión y polémica

    Para algunos, es un ejemplo del trato preferencial que gozan los condenados por “delitos de cuello blanco”. (Publicado viernes 8 de marzo de 2019)

    La fiscalía en Virginia en el caso de Paul Manafort, exjefe de campaña del hoy presidente Donald Trump, recomendó que fuese sentenciado a hasta 24 años en prisión por fraude bancario y otros delitos.

    Pero el jueves fue condenado a solo cuatro años, lo que provocó un mar de críticas. Para algunos, es un ejemplo de la disparidad que existe en el país en cuanto a las sentencias que reciben personas por los llamados “delitos de cuello blanco”.

    Anthony Fontes, experto en justicia criminal, comentó que “la gente tiene tanta ira porque hay gente que cometen crímenes mucho más pequeños, que no roban tanto dinero, aunque lo hacen en la esquina de una calle y no en una oficina, y reciben sentencias mucho más largas”.

    Fontes opina que la sentencia de Manafort ha reabierto el debate sobre las serias disparidades en el sistema judicial.

    La demócrata Alexandria Ocasio-Cortez dijo en su cuenta de Twitter, tras conocer la sentencia, que “en nuestro sistema roto la justicia no es ciega, es comprada”.

    La legisladora de Texas, Verónica Escobar, apuntó sus críticas directamente al juez T.S. Ellis III, diciendo que en su sala, aquellos que traicionan a su país se les da trato preferencial.

    Pero hay quienes aseguran que se trata de un tema mucho más complejo y que no se puede generalizar sobre la sentencia de Manafort y otros.

    “Cada caso es diferente”, asegura el abogado criminal Paul Kiyonaga. “En mi experiencia, la mayoría del tiempo, tiene que ver con el hecho que por ejemplo que este (acusado) aquí tenía condenas previas, y eso influye en la sentencia”, indicó.

    En el caso de Manafort, el juez dijo que previo a las acusaciones, el empresario de 69 años de edad no había tenido problemas con la justicia.

    Pero su futuro aún está en manos de los tribunales, y es que este mes será sentenciado otra vez por otros delitos, en esta ocasión, en una corte de la capital.