Los niños de la 'Casa de la tortura', un año después del macabro caso

Las autoridades rescataron a 13 niños malnutridos y maltratados de su hogar en California.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Los niños de la 'Casa de la tortura', un año después del macabro caso

    Un año después de que las autoridades descubrieran a 13 niños malnutridos y esclavos en el hogar de sus padres en California, el abogado de algunos de los hermanos dijo que los sobrevivientes continúan adaptándose a su nueva libertad.

    "No están amargados, realmente se toman todos los días como vienen, como un regalo", dijo Jack Osborn, abogado de los siete hijos adultos de David y Louis Turpin.

    En enero pasado, uno de los niños mayores se escapó por una ventana y llamó al 911. Esto llevó al arresto de los Turpin y a diferentes descubrimientos que han hecho que los fiscales llamaran a la vivienda, "la casa de la tortura".

    En ese lugar, las autoridades encontraron a 13 niños, de 2 a 29 años. Muchos de ellos estaban hambrientos, otros fueron golpeados y encadenados a los muebles.

    Todas las víctimas tenían prohibido ducharse más de una vez al año.

    "Venían de una situación que les parecía normal. Y ahora están en una nueva normalidad", dijo Osborn. "Creo que pueden pasar mucho tiempo procesándolo".

    Los Turpin se han declarado inocentes de casi 50 cargos de tortura, encarcelamiento falso y abuso infantil. De ser declarados culpables, pudieran enfrentar cadena perpetua.

    Un año después de su arresto, sus hijos continúan aprendiendo cómo tomar decisiones que son naturales para los demás.

    "Realmente, la primera vez que pueden tomar sus propias decisiones y decidir qué van a comer. Ellos deciden a dónde irán, qué estudiarán", dijo Osborn.

    Los niños no han hablado con sus padres desde su arresto, pero pueden enfrentarlos en la corte si testifican, una perspectiva que les preocupa. "Eso les preocupa, y eso no es algo que anticipen", dijo Osborn.

    Los hijos adultos de Turpin, que estaban tan desnutridos cuando los descubrió la policía que se llegó a pensar que eran menores, ahora viven juntos. Insisten en que no quieren que el público los vea como víctimas.

    "Quieren que las personas sepan que son sobrevivientes. Ahora, quieren ser independientes", dijo el abogado Osborn.

    El grupo de hermanos todavía se reúne a menudo, y los mayores hacen visitas frecuentes a los más pequeños, que están en hogares de cuidado temporal.

    "Los niños más grandes son extremadamente protectores de los más pequeños. Cuando tienen tiempo juntos, les dan mucho cariño. Hay muchas cosas alentadoras", dijo. "Y una de las cosas por las que están agradecidos es que tienen el uno al otro".