La muerte que sacude al mundo: ¿dónde está el cuerpo?