“Pensé que me estaba muriendo”: víctima de “bomba de lava” rompe su silencio