Modelos reivindican el "día del escote"

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    MADRID - Modelos femeninas en ropa interior han asomado sus encantos por las ventanas de las "suites" de un hotel de Madrid para celebrar, a pesar del lluvioso tiempo, "el día del escote", una curiosa jornada promovida por una firma de lencería que reivindica "el uso diario del escote". "Sin miedo" a que les tilden de frívolos y con la intención de hacer del escote un "must" cotidiano, la marca Wonderbra, cuyas campañas, como la que protagonizó en los años 90 la modelo checa Eva Herzigova, suelen generar expectación, ha presentado nueva colección reuniendo a sus guapas modelos en las alcobas del hotel. Pícaras y sensuales han asomado por las ventanas de las habitaciones para regocijo de medios de comunicación, blogueros y espectadores. "El día del escote pretende que éste se considere algo femenino y natural, nada más", ha explicado a Efe Estilo la responsable de comunicación de la firma, Pilar de Gonzalo. Entre semana, de Gonzalo recomienda un escote redondeado, "sin estridencias", mientras que para un evento, fiesta o cita especiales lo tiene claro: "el rey" es el escote palabra de honor. La marca de lencería, que nació a principios de los años 80, ya ha celebrado "el día del escote" en países como Francia o Reino Unido, donde elaboraron, hace dos años, un "top ten" de los mejores escotes con Holly Willoughby, Scarlett Johansson, Beyoncé, Rihanna, Marilyn Monroe, Dita Von Teese o Katy Perry a la cabeza. Una de las modelos que ha desfilado hoy para la firma, la también bloguera Maialen Fernández de Arroiabe, confiesa que "no es necesario" lucir escote para sentirse guapa, aunque, según dice, "existe un escote para cada situación". "Nunca me pondría un escote pronunciado para acudir a una entrevista de trabajo", explica esta profesional que lleva 13 años desfilando para marcas internacionales en Alemania y para algunas nacionales. La maniquí dejaría el escote "para fiestas y una cita íntima con la pareja", ha confesado mientras sus compañeras, todas con diseños de Wonderbra, se daban los últimos retoques.