Muere Raúl Castro, primer gobernador hispano de Arizona

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Castro pasó los últimos años de su vida viviendo en Nogales y hablando con estudiantes en todo el estado de Arizona, para motivarles a trabajar arduamente y soñar.

    Raúl Héctor Castro, quien fuera el primer gobernador hispano en Arizona falleció la mañana de este viernes mientras dormía en un centro hospitalario en San Diego.

    Castro fue embajador de Estados Unidos en tres países de Latinoamérica, antes y después de que sirviera como gobernador de Arizona por dos años y medio a mediados de la década de 1970.

    Castro nació en México y creció en el área fronteriza de la ciudad de Douglas en Arizona. Antes de ir a la escuela de leyes fue jornalero, boxeador y maestro.

    Perteneció al Partido Demócrata y también fue procurador del condado que incluye Tucson.

    El portavoz de la familia, James García, dijo que Castro murió mientras dormía en San Diego, donde se encontraba en cuidados paliativos.

    "La tierra de la oportunidad"

    Castro fue un hombre de origen humilde, la personificación del sueño estadounidense. Superó pobreza y discriminación para graduarse de la universidad y lanzar una exitosa carrera política y diplomática.

    "Estados Unidos es la tierra de la oportunidad", dijo Castro a The Associated Press en 2010. "Aquí, uno puede lograr lo que quiera, pero tienes que trabajar por ello".

    Nacido en Cananea, México, en 1916, pero criado en al otro lado de la frontera, cerca de Douglas, Arizona, Castro vio discriminación a su alrededor. Dijo que se preguntaba por qué los hispanos eran jornaleros y ninguno entregaba correo ni trabajaba en oficinas.

    No le parecía bien que los niños hispanos tuviesen que caminar kilómetros hasta la escuela todos los días mientras que los niños blancos iban en autobuses escolares, dijo.

    Decidió ir contra la corriente. Cuando no pudo conseguir trabajo como maestro - las escuelas entonces no contrataban a educadores de descendencia mexicana - se volvió un vagabundo por un tiempo, trabajando como jornalero y boxeando un poco.

    Consiguió trabajo en el consulado estadounidense en la ciudad fronteriza de Agua Prieta, México, donde fue elogiado por su dedicación, pero se dijo que no tenía futuro en el servicio diplomático a causa de su nombre hispano y su falta de educación universitaria.

    Fue primer fiscal hispano de Arizona

    Tras ser rechazado inicialmente, se graduó en Derecho de la Universidad de Arizona y fue electo más adelante el primer fiscal hispano del condado y primer juez hispano de la corte superior de Opima.

    Castro, un demócrata, fue embajador de Estados Unidos en tres países de América Latina antes y después de que fue gobernador de Arizona por dos años y medio a mediados de la década de 1970.

    Lyndon Johnson le envió a El Salvador y más adelante a Bolivia. De ese país regresó a Arizona y lanzó su primera candidatura a gobernador, perdiendo en 1970 ante el republicano Jack Wallace por apenas 1.5 puntos porcentuales.

    La llamada de Carter

    Le fue mejor cuatro años más tarde, cuando venció al republicano Russ Williams por menos de 1 punto de porcentaje.

    Castro fue gobernador durante 2 1/2 años antes de renunciar cuando el presidente Jimmy Carter le nombró embajador en Argentina.

    Pasó los últimos años de su vida viviendo en Nogales y hablando con estudiantes en todo el estado de Arizona, para motivarles a trabajar arduamente y soñar.

    También te puede interesar: