Dudan que Joe Arpaio gane la reelección

Arizona en duda que Joe Arpaio gane la reelección de jefe policial

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto: Getty Images
    La revelación ha puesto en duda que Arpaio pueda ganar el año entrante en las urnas un séptimo mandato como alguacil.

    ARIZONA - El jefe policial Joe Arpaio se ha mantenido políticamente invencible en los 22 años que ha estado en el cargo en Arizona, a pesar de las investigaciones federales en su contra y un historial de problemas judiciales que han costado a los contribuyentes decenas de millones de dólares.

    Sin embargo, el lío judicial más reciente de Arpaio constituye la prueba más severa que él haya tenido a la fecha después de que reconociera que su despacho policial estuvo detrás de una investigación secreta a la esposa del juez que preside el caso en su contra por encasillamiento racial.

    La revelación tuvo lugar durante el testimonio que rindió Arpaio en su audiencia de desacato convocada después de que admitiera que había desobedecido la orden del juez de que pusiera fin a sus patrullajes contra la inmigración no autorizada como parte de una demanda por catalogación racial.

    La revelación ha puesto en duda que Arpaio pueda ganar el año entrante en las urnas un séptimo mandato como alguacil.

    David Berman, investigador de alto rango en el Instituto Morrison de Política Pública, en la Universidad Estatal de Arizona, dijo que las próximas elecciones representan la mayor posibilidad de que el jefe policial sea sacado del cargo.

    Sin embargo, Berman advirtió que a través de los años, Arpaio ha desafiado repetidamente las predicciones de que sus problemas judiciales podrían costarle el puesto.

    "No sé si su desacato a la corte sería un pecado tan grave ante los ojos de los electores como el enviar un investigador privado tras la esposa del juez", declaró Berman. "Eso es algo con lo que la gente se puede identificar".

    [Nota relacionada: Joe Arpaio investigó al departamento de justicia]

    Durante las preguntas que le hizo el jueves el juez federal Murray Snow, Arpaio señaló que creía que su entonces abogado contrató un agente privado para investigar a la esposa del magistrado después de que la escucharan decir que su marido no quería la reelección del jefe policial en 2012.

    El segundo al mando en la oficina de Arpaio, Jerry Sheridan, testificó el viernes en la audiencia de desacato que se entrevistó a la mujer que proporcionó la pista al alguacil sobre la esposa del juez, pero que la investigación no fue más allá.

    La audiencia terminó el viernes en la noche y se desconoce cuándo emitirá su fallo el juez en el caso de desacato. Snow ha planteado la posibilidad de que en junio haya más audiencias sobre este caso.

    Hasta el momento se desconocían las consecuencias que podría enfrentar Arpaio a causa de la investigación secreta. Las leyes federales prohíben que alguien intente intimidar a un juez federal o influirlo indebidamente.

    El despacho del secretario de Justicia y el FBI no respondieron de inmediato a las preguntas de si ambas agencias comenzaron a examinar la revelación de Arpaio de que su oficina estuvo detrás de una investigación a la esposa del juez.

    La fuerza política del alguacil ha declinado gradualmente en los últimos cuatro ciclos electorales, pero su base de simpatizantes devotos e impresionantes recaudaciones de fondos le han ayudado a alzarse con la victoria.

    Arpaio gastó ocho millones de dólares para ganar la reelección de 2012, casi 14 veces más que su contrincante más cercano y casi la misma cantidad que el gobernador de Arizona para conseguir la silla estatal el año pasado.

    Las severas medidas migratorias del jefe policial le han ganado aportaciones de diversas partes del país, pero las presiones de Washington y los tribunales propiciaron el fin de sus tácticas.

    Nadie ha anunciado todavía si será contrincante contra Arpaio el año próximo. Según su informe de financiamiento de campaña más reciente, el alguacil tiene disponibles dos millones de dólares.

    La acostumbrada bravuconería que Arpaio exhibe en televisión y eventos políticos estuvo ausente el jueves durante el testimonio que ofreció ante el juez Snow, quien en diciembre de 2011 ordenó al jefe policial detener los patrullajes migratorios.

    Arpaio reconoció sus infracciones por desacato y ofreció donar 100.000 dólares de su propio bolsillo a un grupo de derechos civiles para atenuar los problemas que sostiene no fueron intencionales.

    Afuera del tribunal, Arpaio expresó confianza en sus posibilidades del año entrante.
    "Sólo les diré que he sido elegido en seis ocasiones", declaró Arpaio. "Espero que ésta sea la séptima".

    Alfredo Gutiérrez, exsenador estatal demócrata y añejo detractor de Arpaio, asistió a la audiencia de desacato y expresó sus dudas de que el alguacil pueda ganar la reelección, porque, explicó, la severidad de la investigación sobre la esposa del juez es algo muy distinto a otros escándalos que ha enfrentado.

    Tom Morrissey, agente federal retirado y viejo amigo de Arpaio, con quien almuerza frecuentemente, destacó que ningún político republicano ha hablado a favor del jefe policial republicano.

    Sin embargo, Morrissey pronosticó que su colega ganará un séptimo periodo como jefe policial.
    "Tiene mucho respaldo entre la gente aquí", dijo Morrissey, ex dirigente del Partido Republicano en Arizona.

    Arpaio tiene un largo historial de investigar a sus oponentes. Dos supervisores de condado elegidos y un juez figuran entre los investigados y acusados de delitos en la década pasada después de escenificar disputas con la oficina del jefe policial.

    [También te puede interesar: Arpaio regresa a la corte por desobediencia]

    Esos funcionarios afirman que las imputaciones en su contra fueron inventadas. Las investigaciones fracasaron y el condado tuvo que pagarles cantidades millonarias en arreglos extrajudiciales.

    Un jurado investigador federal efectuó una pesquisa de casi tres años a la oficina de Arpaio por el delito penal de abuso del poder. La investigación fue cerrada en 2012 sin la presentación de cargo alguno.

    La revelación sobre la pesquisa a la esposa del juez también suscita dudas en cuanto a si el jefe policial podría buscar la destitución de Snow en el caso.

    Charles Gardner Geyh, profesor de derecho en la Universidad de Indiana con experiencia en ética judicial, dijo que le era imposible hacer declaraciones sobre aspectos específicos del caso de Arpaio.

    Sin embargo, Gardner afirmó que por lo general un acusado que intenta la destitución de un juez en un caso tendría que mostrar que la corte fue tendenciosa o imparcial.

    Sin embargo, un fallo adverso no es suficiente para quitar a un juez, señaló Geyh.

    "No se tolerará la idea de que una parte puede controlar su propio destino en una forma que evade la justicia", agregó.

    Más sobre el tema: Una desobediencia y una serie de acusaciones se han convertido en la peor pesadilla para el alguacil más temido por los inmigrantes. Aquí detalles de la situación que lo ha llevado a la corte.