Preocupación por enfermedad de menor

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ARIZONA - José Miguel quiere ver sus libros sin problemas, pero se los tiene que acercar tanto a sus ojos que le es casi imposible disfrutarlos y conocer a los personajes. Su mama Alicia Robles comenzó a notar que poco a poco se acercaba demasiado a la cara los libros y los juguetes, y solo podía ver la televisión de muy cerca. Su mal se debe a cataratas que a su pequeña edad lo están dejando ciego. “El doctor me comento que el ve como si mirara a través de una ventana sucia, y lo malo es que las cataratas le están cubriendo cada día más sus ojos y así perdiendo su vista” cuenta Alicia sobre su hijo. A pesar de su dolor interior, Alicia muestra mucho ánimo y optimismo porque es la única que lo puede sacar adelante y cuidar ya que al no poder ver bien puede lastimarse. “Se tropieza mucho, se cae con las cosas porque no las ve, no puede bajar escalones el solo”. Alicia trajo a José Miguel al hospital en Tucson porque en Nogales Sonora no existe ayuda especializada ya que su caso de cataratas es único y delicado. La organización seres maravillosos quienes ayudan a niños con discapacidad los está guiando para poder cubrir los gastos de médicos y hospitales. “Si no se interviene hoy él puede perder su vista mañana”, dice Julissa Villa directora de la organización. El medico de José Miguel programo la operación para el 7 de octubre, porque cada día su condición puede empeorar y nos asegura que no se trata de un caso de cataratas como el de adultos, por ello la urgencia.