Caminan desde Filadelfia hasta Washington, D.C. para ver al Papa