Arizona

Sásabe, región fronteriza considerada con mayor actividad ilícita

La falta de seguridad en la ciudad fronteriza de Sásabe, Sonora, ha provocado que cientos de personas huyan en busca de refugio en Arizona.

SASABE, ARIZONA - Las áreas fronterizas como Nogales, Lukeville y Tucson han estado bajo la vigilancia nacional debido a las actividades criminales que han estado ocurriendo. La trata de personas y la crisis migratoria son algunos de los delitos que enfrentan estas zonas, sin embargo el pueblo de Sásabe ha lidiado con una fuerte presencia criminal.

En los últimos meses, la frontera de Arizona se ha convertido en una de las regiones con mayor número de cruces irregulares. Sólo en el sector de Tucson, la patrulla fronteriza ha detenido a casi 70.000 inmigrantes.

Autoridades y medios de comunicación en Sonora han reportado enfrentamientos armados, tiroteos, quemas de casas y vehículos en zonas como Oquitoa, Altar, Sonoyta y Sásabe. Según expertos, esto se debe a una disputa interna dentro del cártel de Sinaloa, que busca tener el control del tráfico de migrantes, negocio que hoy estaría generando mayores ganancias.

“Esto se ha convertido en una guerra, donde las células de los chapitos y el grupo del cártel de sinaloa del mayo se están enfrentando”, dijo Mike Vigil, jefe de Operaciones Internacionales (DEA).

A pesar de los peligros, los migrantes se arriesgan a caminar durante horas hasta ser encontrados por las autoridades fronterizas con la esperanza de cumplir el sueño americano. Otros buscan huir de Sásabe, Sonora, buscando refugio en Arizona debido a la delincuencia en ese pueblo fronterizo.

Dora Rodríguez, directora de la organización Salvavisión, asegura que apoyan al menos a 40 familias migrantes. Dentro de ese grupo se encuentra Andrea y su hijo quienes huyeron de Sásabe, Sonora, en diciembre del año pasado.

“Balaceras, balaceras. Ellos lloraban mucho, no dormíamos en toda la noche”, contó Andrea.

Además dijo que el escenario actual en la frontera es trágico y que se vive una crisis humanitaria.

“Es una situación muy difícil, hemos tenido grupos de 500 personas a veces, y cuando se hace compleja es cuando no hay atención apropiada de la patrulla fronteriza”,  agregó.

Al consultar al gobernador de Sonora, Alfonso Durazo sobre la violencia y abandono del pueblo de Sásabe, aseguró que no existen registros.

Por otro lado, la patrulla fronteriza indicó que están dando pasos importantes para incrementar recursos y ampliar su personal. También dijo que continúan en alerta y preparándose para garantizar la seguridad en la frontera.

Contáctanos