Abortos espontáneos: detectan proteína capaz de provocarlos