Emiten orden de captura a sacertode

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Emiten orden de captura a sacertode
    EFE

    NUEVA YORK - Las autoridades de justicia dominicanas solicitaron la captura internacional del sacerdote polaco Wojciech Gil, quien está acusado de la violación sexual de varios menores de edad durante su ejercicio pastoral en una comunidad del norte del país.

    El procurador general dominicano, Francisco Domínguez Brito, tomó la decisión de solicitar a la Policía Internacional (Interpol) el apresamiento de Gil, tras la decisión del Tribunal de la Cámara Penal de la Corte de Apelación de Santiago (norte), que declaró en rebeldía al cura, fugado hace varios meses.

    La declaración de rebeldía fue sustentada en virtud de que el sacerdote se ausentó de su domicilio y del país para sustraerse del proceso que se sigue en su contra por supuesta violación y agresión sexual agravada en perjuicio de varios menores de edad de la comunidad de Juncalito, del municipio de Jánico, provincia Santiago.

    "Nosotros vamos a agotar cuantos recursos judiciales sean necesarios, tanto en el ámbito local como en el internacional, para que este caso no quede impune", dijo el funcionario, a través de un comunicado.

    Domínguez Brito expresó, en ese sentido, que las autoridades locales esperan la colaboración de los organismos internacionales para capturar al padre Gil y, posteriormente, lograr que sea repatriado hacia la nación caribeña.

    El procurador general de Justicia precisó que ha procedido a colocar la indicada difusión roja a través de la Interpol, que consiste en una alerta que se coloca a nivel internacional mediante un sistema digital para la captura del procesado en cualquier parte del mundo donde se encuentre.

    El sacerdote Wojciech Gil fue denunciado en mayo pasado por varios padres de niños supuestamente abusados por el religioso, quien abandonó casi de inmediato el país hacia Polonia, según fuentes de prensa locales.

    Gil trabajaba con 180 niños como parte de su labor de rescate de esos infantes, de los cuales al menos 14 de sus familiares se querellaron por supuesta violación.

    Las autoridades habrían localizado vídeos y otras pertenencias "comprometedoras" que supuestamente inculpan al sacerdote católico.

    Poco después de conocerse las acusaciones, el arzobispo de Santiago, Ramón de la Rosa Carpio, informó que Gil fue suspendido de su condición de sacerdote.

    El caso del "padre Gil", como era conocido en la comunidad de Juncalito, ha retumbado en el país junto al del exnuncio Josep Wesolowski, acusado también de pederastia, y quien se encuentra en el Vaticano a la espera de sanciones, de acuerdo a fuentes del propio estado católico.