Planean acceso digital a templo para evitar robos

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Planean acceso digital a templo para evitar robos

    Sería similar a los sistemas bancarios y así solo entrarían conocidos, considera el sacerdote. (Publicado viernes 13 de abril de 2018)

    La parroquia de San Jorge Mártir, en la capital del estado de Jalisco, jamás había cerrado sus puertas, hasta ahora que la delincuencia amenaza a los feligreses que de día y de noche acudían ahí para acercarse a Dios.

    "Nos da miedo, sobre todo a ella que no puede venir sola", dice Georgina Jaso.

    Georgina y María han decidido ya no acudir a esta iglesia en Guadalajara si no es acompañadas y antes de que oscurezca, aunque saben que ni así estarán a salvo de quienes profanan los lugares sagrados para apropiarse de cosas ajenas.

    "Es una inseguridad definitiva, ya para no respetar las iglesias yo pienso que es lo máximo", dice María Hernández.

    Los temores de cientos de católicos han sido confirmados en varias de las cámaras de seguridad de la iglesia.

    En el hecho más reciente, las oraciones de 5 personas fueron interrumpidas por un joven que los amenazó y los obligó a entregarle sus pertenecias; días antes, un delincuente había golpeado a una víctima que no obedeció y 4 ladrones robaron a otra mujer, pero al marcharse,  se persignaron ante la imagen de Jesucristo.

    Esta no es la primera vez que se registra un delito dentro del templo católico, por lo que sus directivos planean implementar estrictos sistemas de seguridad que le den certidumbre y tranquilidad a los fieles.

    Implementar una clave de acceso sería una buena opción, indicó el sacerdote encargado del recinto, porque levantar las bardas y colocar alarmas -como han hecho en otras iglesias del país- ya es insuficiente ante este mal. 

    "Al estilo de los bancos, una chapa electrónica, que es un código de seguridad para que pueda abrirse", dice el sacerdote Eduardo Michel, responsable del templo de San Jorge Mártir.

    De esta manera, indica, solo podrán entrar personas conocidas y los ladrones se quedarán afuera.

    "Esto habla del colmo de la situación de inseguridad", subraya Michel.

    Pero mientras esto se concreta, los visitantes solo pueden elevar sus oraciones para que los delincuentes dejen de convertir esta extensión del cielo, en un infierno.