Gobierno: cuerpos sin identificar, una terrible realidad

Hay más de 26,000 cuerpos en las morgues, revela Alejandro Encinas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Cuerpos desaparecidos en México

    Cuerpos desaparecidos en México

    (Publicado jueves 6 de diciembre de 2018)

    En las gavetas del forense se ocultan las historias y la identidad de miles de personas que fueron asesinadas en México sin que familias hayan podido identificarlas.

    "Tenemos 26,000 cuerpos sin identificar en los servicios forenses", reveló Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación.

    Ante los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el representante del gobierno méxicano reconoció que la administración saliente dejó a miles de víctimas en el anonimato, incluso muchos de ellos aún están sepultados donde los ocultaron sus verdugos.

    "Más de 2,000 fosas clandestinas ubicadas en 12 años, alrededor de  1,100 fosas ubicadas y que no se ha realizado ningún proceso de exhumación", detalló Encinas.

    Belén González se convirtió en activista después de buscar por años a su hijo, y sabe perfectamente de lo que habla el funcionario mexicano, porque ha rascado la tierra con sus manos en busca de osamentas y ha visto cientos de planchas ocupadas por cadáveres que no tienen nombre.

    "Puede ser más alta la cifra porque no hay un censo certero", advierte González.

    Y este panorama se repite en toda la república mexicana.

    Esta situación ha llevado al borde del colapso a muchas morgues, las cuales han tenido que recurrir a diversos métodos para conservar los cadáveres, mientras esperan a ser identificados.

    En su desesperación muchas madres como Ignacia Fernández han recorrido el país, fueron a Jalisco, donde decenas de cadáveres eran refrigerados en tráileres; a Guerrero, donde los cuerpos estaban en el piso, y a entidades como Michoacán, Sinaloa, el Estado de México, Veracruz y Guanajuato, donde los restos se cuentan por docenas.

    "Nos duele mucho porque al no saber, no sabemos si están vivos, si están muertos", dice Fernández, quien busca a su hijo.

    El nuevo gobierno se ha comprometido a darle identidad y un almacenaje digno a estos muertos, pero mientras lo hace, seguirán siendo solo números que hablan del nivel de violencia que se vive en este país.