Cobertura Especial: Elecciones presidenciales de México

Cobertura Especial: Elecciones presidenciales de México

Candidato Anaya sale bien librado con universitarios

En respuesta al hashtag #SinMiedoALaIbero, Anaya se arriesga y responde a alumnos.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Candidato Anaya sale bien librado con universitarios
    EFE
    El candidato Ricardo Anaya (2d) tuvo una cordial recepción en la Universidad Iberoamericana, donde hace seis años se gestó el movimiento #YoSoy132.

    Ricardo Anaya, candidato a la Presidencia por la coalición Por México al Frente, salió bien librado del encuentro convocado por la Universidad Iberoamericana, donde hace seis años se gestó el movimiento #YoSoy132.

    Hace seis años, el entonces candidato Enrique Peña Nieto acudió a esa sede y terminó refugiándose en los baños, tras ser confrontado por alumnos que mostraron la formación crítica relacionada con la universidad jesuita.

    De ahí que en esta campaña, ninguno de los cuatro aspirantes a la Presidencia habían incluido en su agenda una visita a esa universidad, cuyos directivos y alumnos giraron una invitación y acuñaron el hashtag #SinMiedoALaIbero.

    Anaya fue el primero en aceptar la invitación y en la víspera se informó que el candidato independiente Jaime Rodríguez "El Bronco" asistirá el jueves; mientras que el puntero Andrés Manuel López Obrador había dicho que no tiene espacio en su agenda y el oficialista José Antonio Meade no ha respondido.

    El encuentro con Anaya, celebrado en un auditorio que lució colmado de jóvenes, fue conducido por el periodista Jorge Ramos, quien plateó temas polémicos al candidato, como matrimonios del mismo sexo, uso lúdico de la marihuana, corrupción, aborto y continuidad en el gobierno.

    Las respuestas de Anaya, quien admitió estar contra el aborto pero sin criminalizar a la mujer y adelantó que acudiría a la boda de su hijo si fuera homosexual, además de que se pronunció por un debate sin prejuicios sobre el consumo de la marihuana, le ganaron varias ovaciones.

    De hecho, al término del encuentro de casi dos horas, el político dejó el auditorio y la sede de la Ibero entre aplausos y gritos de ¡Anaya presidente! y ¡presidente, presidente!