Las huellas de la masacre en México en menores sobrevivientes

TUCSON- Dificultad para dormir, recordar momentos dolorosos y violentos de forma constante, problemas de comportamiento… Estos son algunas de las huellas psicológicas que deja la masacre para los menores sobrevivientes de la familia LeBarón.

Catalina Christophe, psicóloga explica los que tendrán que enfrentar las víctimas y sus familias además de las lesiones físicas.

“Cuando un niño tiene un trauma normalmente no puede dormir, esos son los síntomas, no puedes dormir y la memoria va estar consistentemente en su cerebro repitiéndose el hecho que vivieron”.

Un integrantes de la familia asesinada en una emboscada en el norte de México informó que cinco niños que sobrevivieron al tiroteo están en condición estable en un hospital de Tucson.

Para Christophe curar las heridas del alma, será lo más difícil para ellos.

“De 10 años para abajo el trauma lo manifiestan en juegos, repetitivamente para descargar esa energía negativa, otros lo manifiestan de distintas formas, usando drogas, escapando, ser más violento, agresiones”.

Sin embargo, lo que los niños de la familia LeBarón pueden entender sobre la muerte, dijo la psicóloga, dependerá en gran medida de su edad, sus experiencias y su personalidad.

“De cualquier manera para cualquier niño que ha pasado por un trauma, es que se le lleve a terapia definitivamente”.

Contáctanos