Trump redobla sus ataques contra la prensa

"Nunca ha sido más falsa de lo que es hoy en día", dijo en uno de sus tuits.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EEUU vuelve a anotar con otro penal
    Getty Images
    El presidente Donald Trump (foto de archivo).

    El presidente Donald Trump redobló este miércoles sus ataques a la prensa al señalar que "nunca ha sido más falsa de lo que es hoy en día" y lamentar que está "totalmente fuera de control".

    "La prensa nunca ha sido más falsa de lo que es hoy en día. Se escriben historias que carecen absolutamente de base en los hechos. Los periodistas ni si quiera llaman para pedir verificación", afirmó Trump en su cuenta de Twitter.

    "Están totalmente fuera de control. Lamentablemente, mantengo a muchos de ellos en el negocio. En seis años, todos estarán quebrados", agregó, en referencia a su hipotética fecha de salida de la Casa Blanca si logra la reelección en las elecciones presidenciales de 2020.

    El mandatario ha hecho de sus ataques a los medios de comunicación una de sus principales señas de identidad, y ha acuñado el término de "noticias falsas" para referirse a la prensa crítica con su gestión.

    Por su parte, la prensa estadounidense ha elevado el escrutinio sobre las informaciones de la Casa Blanca y presenta a menudo reportes sobre "verificación de hechos" en los que el mandatario es criticado por sus imprecisiones, exageraciones o errores factuales.

    En otro mensaje esta mañana, Trump cargó contra el diario The New York Times, una de sus principales dianas junto a The Washington Post, al subrayar que el diario neoyorquino es "el verdadero ENEMIGO DEL PUEBLO".

    El rotativo publicó este martes una información en la que indicaba que el presidente pidió el año pasado al Departamento de Justicia que colocara a un fiscal aliado suyo al frente de la investigación sobre su exabogado Michael Cohen.

    Trump, una vez más, la tachó de "falsa".

    La de Cohen es una de las tres investigaciones federales conocidas que afectan a Trump, junto a la abierta en Nueva York sobre los ingresos de su comité de investidura en 2017 y la pesquisa que lidera el fiscal especial Robert Mueller sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.