Maldición de la lotería: cuando la suerte se va con la muerte

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Maldición de la lotería: cuando la suerte se va con la muerte
    SHUTTERSTOCK
    Pero contrario a la creencia popular, para muchos convertirse en ganadores solo los acercó a la tumba.

    Cada tanto el premio "gordo" de la lotería crece, miles se movilizan en busca del posible ticket ganador y un nuevo millonario surge en distintos lugares.

    Pero contrario a la creencia popular de que esto significa sólo abundancia y placeres, para muchos convertirse en ganadores solo los acercó a la tumba.

    "Gordo" del Powerball crece: tus posibilidades de ganarlo"Gordo" del Powerball crece: tus posibilidades de ganarlo

    Por ejemplo, eso le sucedió a Urooj Khan, un hombre de Chicago que murió al día siguiente de ganar un millón de dólares en el año 2012.

    Poco después se confirmó que el hombre tenía cianuro en su cuerpo, pero no se conocen detalles posteriores. De lo que no queda duda es que nunca disfrutó su premio, que ha sido peleado en batallas legales por miembros de su familia.

    También Abraham Shakespeare encontró la muerte después de ganar $30 millones en el 2006. Inmediatamente se vio rodeado de personas que clamaban favores y su novia, Dorice Moore, dijo que quería protegerlo.

    Ella le convenció de transferirle todos sus bienes y poco después el hombre desapareció. En 2010 su cadáver fue hallado en una pieza de concreto y Moore fue condenada a prisión de por vida por su muerte.

    La historia de Jeffrey Dampier no fue muy diferente. Ganó $20 millones en la lotería de Illinois y pronto comenzó a tener problemas familiares.

    Su cuñada, Victoria Jackson, se confabuló con su novio para secuestrarlo y juntos le dispararon mortalmente. Jackson y su pareja fueron confinados a cadena perpetua por su homicidio.

    Entre todos los ganadores quien parece haber cargado con la peor parte ha sido Jack Whittaker.

    Él recibió cerca de $315 millones del Powerball y si bien destinó mucho del premio a la caridad, pronto comenzó a tener problemas con la ley.

    Después se divorció, le robaron cientos de miles de dólares, se volvió alcohólico y asignó una mesada de $2,100 semanales a su nieta. El dinero presuntamente fue usado por la joven para comprar drogas, con las que sufrió una mortal sobredosis. 

    Luego su hija también murió por causas desconocidas. Jack Whittaker y su ahora exposa dicen que hubiesen deseado romper el ticket y nunca haber recibido el premio

    También un nefasto final tuvo Craigory Burch, Jr., de 20 años de edad. Él falleció a causa de heridas de bala y había ganado en noviembre del 2015 $434,272 jugando Fantasy 5.