Se quebró tres costillas: la jueza de 85 años vuelve a trabajar

La magistrada Ruth Bader Ginsburg estuvo internada desde el miércoles tras una caída.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Se quebró tres costillas: la jueza de 85 años vuelve a trabajar
    EFE
    La jueza Ruth Bader Ginsburg tiene 85 años y el miércoles se quebró tres costillas tras una caída (foto de archivo).

    La jueza de la Corte Suprema de Justicia, Ruth Bader Ginsburg, de 85 años, salió del hospital tras ser ingresada por la fractura de tres costillas, informó el viernes la máxima corte del país.

    "La jueza Ginsburg ha sido dada de alta del hospital. Está progresando bien y prevé trabajar desde casa hoy (viernes)", señaló en un comunicado la portavoz del alto tribunal Kathleen Arberg.

    Hospitalizan a jueza de la Corte Suprema

    [TLMD - LV] Hospitalizan a jueza de la Corte Suprema

    La magistrado Ruth Bader Ginsburgh se rompió tres costillas tras caerse en su oficina.

    (Publicado jueves 8 de noviembre de 2018)

    Ginsburg, la jueza más progresista de la sala, tuvo que ser hospitalizada tras sufrir una caída este miércoles en su oficina.

    Las pruebas a las que se le sometió mostraron que la magistrada sufrió fracturas en tres costillas del lado izquierdo de su cuerpo.

    Ginsburg lleva los últimos 25 años en el Supremo, donde llegó en 1993 como la segunda mujer de la historia en esta corte, después de toda una carrera dedicada a causas feministas y a los derechos civiles.

    La salud de la magistrada, por su avanzada edad, tiene en vilo al país, especialmente a las filas progresistas, que temen que si Ginsburg abandona la Corte, su sustituto sea elegido por el presidente, Donald Trump, para ampliar la ya existente mayoría conservadora de la corte más importante del país.

    La Corte Suprema está compuesta por nueve jueces con puestos vitalicios, actualmente 5 conservadores y 4 progresistas. Los magistrados son nombrados por el presidente y confirmados luego por el Senado, donde los republicanos tienen mayoría.

    Trump ha nominado a dos jueces en menos de dos años, un ritmo poco usual para elegir unos jueces que suelen permanecer en el puesto durante décadas.