AAA: 8 de cada 10 conductores sufren de ira al manejar

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Furia al volante

    Una investigacion descubre que casi todo el mundo reacciona con ira al manejar. (Publicado lunes 18 de julio de 2016)

    ¿Te alteras con los atascos del tránsito en la mañana? ¿Saber que llegarás tarde al trabajo te saca de tus casillas? ¿Si el coche de adelante no te deja adelantar se te acaba la paciencia? Si tienes una o todas estas características, entonces debes revisar tu conducta pues puedes sufir de ira al conducir.

    No eres el único miembro de este club. 8 de cada 10 conductores reconoce haber perdido los estribos al manejar, según una encuesta de seguridad de la Asociación de Conductores de Estados Unidos (AAA, por sus siglas en inglés).

    Entre los consejos para tratar de evitar esta condición está preguntarnos si conocemos nuestro estado físico y mental. Esto nos ayudará a tomar decisiones adecuadas sobre nuestro estado para enfrentarnos a un viaje en carretera y de esta manera prevenir posibles accidentes de tráfico.

    Conducir es una actividad que despierta muchos y diferentes sentimientos. Puede hacernos sentir sarisfechos al tener el control de un vehículo, dueños de una capacidad especial, divertirnos, e incluso alimentar nuestro ego. Por ello muchos conductores confiesan que conducir les relaja y hasta les pone de buen humor.

    Pero al convertirnos en conductores agresivos, elevamos los riesgos al aumentar la velocidad, Es sabido que conducir con más velocidad de la permitida y asumir conductas temerarias, podría ocasionar accidentes trágicos.

    El descontrol y la impulsividad podría generar el doble de accidentes ya sea de una colisión con otro vehículo o accidente fuera de la carretera.

    Esta sensación es un arma de doble filo porque en ocasiones, sobre todo cuando no nos encontramos bien emocionalmente, la conducción se convierte en un acto que utilizamos para desahogarnos, con el que expresamos nuestro estado de ánimo, así que piénselo bien cada vez que se siente tras el volante de su automóvil, porque hay mucho en juego.