Víctima de ataque racista en Phoenix rompe el silencio