Economía

Colapso del Silicon Valley Bank y Signature Bank: ¿cómo impacta a usuarios en Arizona?

Silicon Valley Bank colapsó el viernes, obligando al banco a vender una parte de sus bonos con una gran pérdida.

Telemundo

Dos grandes bancos que atienden a la industria tecnológica colapsaron después de un pánico bancario, las agencias gubernamentales están tomando medidas de emergencia para respaldar el sistema financiero y el presidente Joe Biden está asegurando a los estadounidenses que el dinero que tienen en los bancos está seguro.

Todo recuerda inquietantemente al colapso financiero que comenzó con el estallido de la burbuja inmobiliaria hace 15 años. Sin embargo, el ritmo inicial esta vez parece aún más rápido.

En los últimos tres días, Estados Unidos incautó las dos instituciones financieras luego de un pánico bancario en Silicon Valley Bank, con sede en Santa Clara, California. Fue la mayor quiebra bancaria desde la de Washington Mutual en 2008.

¿Cómo llegamos aquí? ¿Y serán suficientes los pasos que dio a conocer el gobierno durante el fin de semana?

Aquí hay algunas preguntas y respuestas sobre lo que ha sucedido y por qué es importante:

¿POR QUÉ QUEBRÓ SILICON VALLEY BANK?

Silicon Valley Bank ya se había visto muy afectado por una mala racha para las empresas de tecnología en los últimos meses y el plan agresivo de la Reserva Federal para aumentar las tasas de interés para combatir la inflación agravó sus problemas.

El banco tenía miles de millones de dólares en bonos del Tesoro y otros bonos, lo cual es típico para la mayoría de los bancos, ya que se consideran inversiones seguras. Sin embargo, el valor de los bonos emitidos anteriormente ha comenzado a caer porque pagan tasas de interés más bajas que los bonos comparables emitidos en el entorno actual de tasas de interés más altas.

Por lo general, eso tampoco es un problema porque los bonos se consideran inversiones a largo plazo y los bancos no están obligados a registrar valores decrecientes hasta que se vendan. Dichos bonos no se venden con pérdidas a menos que haya una emergencia y el banco necesite efectivo.

Silicon Valley Bank, que colapsó el viernes, tuvo una emergencia. Sus clientes eran en su mayoría empresas emergentes y otras centradas en la tecnología que necesitaron más efectivo durante el último año, por lo que comenzaron a retirar sus depósitos. Eso obligó al banco a vender una parte de sus bonos con una gran pérdida, y el ritmo de esos retiros se aceleró a medida que se corrió la voz, lo que provocó la insolvencia del Silicon Valley Bank.

¿QUÉ HIZO EL GOBIERNO EL DOMINGO?

La Reserva Federal, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y la Corporación Federal de Seguros de Depósitos decidieron garantizar todos los depósitos en el Silicon Valley Bank, así como en el Signature Bank de Nueva York, que fue incautado el domingo. Fundamentalmente, acordaron garantizar todos los depósitos, por encima y más allá del límite de depósitos asegurados de $250,000.

Muchos de los clientes de tecnología emergente de Silicon Valley y los capitalistas de riesgo tenían mucho más de $250,000 en el banco. Como resultado, hasta el 90% de los depósitos de Silicon Valley no estaban asegurados. Sin la decisión del gobierno de respaldarlos a todos, muchas empresas habrían perdido los fondos necesarios para pagar la nómina, pagar las facturas y mantener las luces encendidas.

El objetivo de las garantías ampliadas es evitar las también llamadas corridas bancarias, en las que los clientes se apresuran a retirar su dinero, al establecer el compromiso de la Fed de proteger los depósitos de empresas y personas y calmar los nervios después de unos días angustiosos.

También el domingo por la noche, la Reserva Federal inició un amplio programa de préstamos de emergencia destinado a reforzar la confianza en el sistema financiero de la nación.

Los bancos podrán pedir prestado dinero directamente de la Reserva Federal para cubrir cualquier posible avalancha de retiros de clientes sin verse obligados a realizar el tipo de ventas de bonos que perderían dinero y que amenazarían su estabilidad financiera. Tales ventas forzadas son las que causaron el colapso de Silicon Valley Bank.

Si todo funciona según lo planeado, es posible que el programa de préstamos de emergencia en realidad no tenga que prestar mucho dinero. Más bien, asegurará al público que la Fed cubrirá sus depósitos y que está dispuesta a prestar mucho dinero para hacerlo. No hay límite en la cantidad que los bancos pueden pedir prestado, aparte de su capacidad para proporcionar garantías.

¿CÓMO SE PRETENDE QUE FUNCIONE EL PROGRAMA?

A diferencia de sus esfuerzos más bizantinos para rescatar el sistema bancario durante la crisis financiera de 2007-2008, el enfoque de la Fed esta vez es relativamente sencillo. Ha establecido una nueva línea de crédito con el nombre burocrático de "Programa de Financiamiento a Plazo Bancario".

El programa otorgará préstamos a bancos, cooperativas de crédito y otras instituciones financieras hasta por un año. Se está pidiendo a los bancos que publiquen bonos del Tesoro y otros bonos respaldados por el gobierno como garantía.

La Reserva Federal está siendo generosa en sus términos: cobrará una tasa de interés relativamente baja, solo 0.1% más que las tasas del mercado, y prestará contra el valor nominal de los bonos, en lugar del valor de mercado. Prestar contra el valor nominal de los bonos es una disposición clave que permitirá a los bancos pedir prestado más dinero porque el valor de esos bonos, al menos en papel, ha caído a medida que las tasas de interés subieron.

A fines del año pasado, los bancos estadounidenses tenían bonos del Tesoro y otros valores con alrededor de $620 mil millones de pérdidas no realizadas, según la FDIC. Eso significa que asumirían enormes pérdidas si se ven obligados a vender esos valores para cubrir una avalancha de retiros.

¿CÓMO TERMINARON LOS BANCOS CON PÉRDIDAS TAN GRANDES?

Irónicamente, una gran parte de esos $620 mil millones en pérdidas no realizadas pueden estar vinculadas a las políticas de tipos de interés de la Reserva Federal durante el último año.

En su lucha por enfriar la economía y reducir la inflación, la Reserva Federal elevó rápidamente su tasa de interés de referencia de casi cero a alrededor del 4.6%. Eso ha elevado indirectamente el rendimiento, o el interés pagado, en una variedad de bonos del gobierno, en particular los bonos del Tesoro a dos años, que superaron el 5% hasta fines de la semana pasada.

Cuando llegan nuevos bonos con tasas de interés más altas, los bonos existentes con rendimientos más bajos se vuelven mucho menos valiosos si deben venderse. Los bancos no están obligados a reconocer tales pérdidas en sus libros hasta que vendan esos activos, lo que Silicon Valley se vio obligado a hacer.

¿QUÉ TAN IMPORTANTES SON LAS GARANTÍAS DEL GOBIERNO?

Son muy importantes. Legalmente, la FDIC está obligada a buscar la ruta más económica al liquidar un banco. En el caso de Silicon Valley o Signature, eso habría significado apegarse a las reglas en los libros, lo que significa que solo se cubrirían los primeros $250,000 en las cuentas de los depositantes.

Ir más allá del límite de $250,000 requería una decisión de que la quiebra de los dos bancos planteaba un "riesgo sistémico". La junta de seis miembros de la Fed llegó por unanimidad a esa conclusión. La FDIC y el Secretario del Tesoro también aceptaron la decisión.

¿ESTOS PROGRAMAS GASTARÁN EL DINERO DE LOS CONTRIBUYENTES?

Estados Unidos dice que garantizar los depósitos no requerirá fondos de los contribuyentes. En cambio, cualquier pérdida del fondo de seguros de la FDIC se repondrá mediante el cobro de una tarifa adicional a los bancos.

Sin embargo, Krishna Guha, analista del banco de inversión Evercore ISI, dijo que los opositores políticos argumentarán que las tarifas más altas de la FDIC "finalmente recaerán en los bancos pequeños y los negocios de Main Street". Eso, en teoría, podría costarles a los consumidores y las empresas a largo plazo.

¿FUNCIONARÁ TODO?

Guha y otros analistas dicen que la respuesta del gobierno es expansiva y debería estabilizar el sistema bancario, aunque los precios de las acciones de los bancos medianos, como Silicon Valley y Signature, se desplomaron el lunes.

“Creemos que la bazuca de doble cañón debería ser suficiente para sofocar posibles corridas en otros bancos regionales y restaurar la estabilidad relativa en los próximos días”, escribió Guha en una nota a los clientes.

Paul Ashworth, economista de Capital Economics, dijo que el programa de préstamos de la Fed significa que los bancos deberían poder "capear la tormenta".

“Estos son movimientos fuertes”, dijo.

Sin embargo, Ashworth también agregó una nota de precaución: “Racionalmente, esto debería ser suficiente para evitar que cualquier contagio se propague y derribe más bancos... pero el contagio siempre ha tenido más que ver con el miedo irracional, por lo que enfatizamos que no hay garantía de que esto suceda".

Contáctanos