Permiten límites al aborto en Texas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Qatar casi convierte su primer gol en la Copa América
    Getty Images

    Washington - Una Corte Suprema fuertemente dividida permitió a Texas que continúe aplicando restricciones al aborto que según sus opositores han llevado a que más de un tercio de las clínicas del estado dejen de realizar abortos.

    Los jueces votaron 5-4 para dejar en efecto una disposición del estado que obliga a los médicos que realizan abortos en clínicas a que tengan primero privilegios de admisión de pacientes en un hospital cercano. La mayoría conservadora de la corte rechazó la petición de la organización Planned Parenthood y otras clínicas de Texas donde se practican abortos para que se revocara un fallo de una corte federal de apelaciones que permitió que la disposición entrara en vigencia. Los cuatro jueces liberales disintieron. En Texas, 12 clínicas donde se realizan abortos dicen que han tratado de obtener privilegios de acceso a hospitales cercanos para sus médicos, pero que hasta ahora ninguno de los hospitales ha respondido a sus peticiones. Eso significa que esas clínicas ya no pueden ofrecer abortos, con lo que sólo quedan abiertas como máximo unas 20 instalaciones en un estado de 26 millones de personas. Todas estas instalaciones se encuentran en áreas metropolitanas y ninguna en el Valle del Río Grande, una zona fronteriza con México. En la actualidad, sólo seis de 32 clínicas para abortos en Texas califican como centros de cirugía ambulatoria y algunas tienen médicos que no cumplen con el requisito de privilegios de admisión. Hay un promedio de 80,000 abortos al año en Texas. El gobernador de Texas, el republicano Rick Perry, elogió la acción del máximo tribunal de Estados Unidos. Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood Federation of America, dijo que los grupos continuarán la lucha legal. "Vamos a tomar todas las medidas que podamos para proteger la salud de las mujeres de Texas. Esta ley está impidiendo que las mujeres en Texas tengan un procedimiento médico seguro y legal, como ha sido su derecho constitucionalmente protegido durante 40 años. Esto es indignante e inaceptable... y también demuestra por qué necesitamos protecciones federales más fuertes para la salud de la mujer. Sus derechos y su capacidad para tomar sus propias decisiones médicas no deben depender de su código postal ", dijo Richards.