Bacteria “come carne” podría haber cobrado nueva víctima