La fábrica donde viven mil millones de cucarachas y nadie se queja