Uzbekistán, del comunismo ruso a semillero de extremistas