El “Rey de los prostíbulos” gana las elecciones desde su tumba