Polémica tras convertir iglesia y cementerio en atracción de Halloween