El feroz puñetazo que noqueó a Benavidez