Termina el problema del agua en Virginia

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Alerta de hervir el agua en Hialeah.

    CHARLESTON, Virginia Occidental— Por quinto día consecutivo, centenares de miles de personas en Virginia Occidental han tenido que lavar, cocinar y cepillarse los dientes con agua embotellada, aunque las autoridades han dicho que levantarán en breve la prohibición de utilizar el agua de grifo que fue contaminada por el derrame de una sustancia química. Durante el fin de semana, las diversas pruebas efectuadas mostraron que los niveles de una sustancia química con olor a regaliz que se utiliza en el procesamiento de carbón estaban abajo del umbral tóxico y en algunas pruebas no había absolutamente rastros de contaminación. Aunque continuaría la realización de pruebas el lunes, seguían en el aire las preguntas de cómo y por qué ocurrió el derrame y si la empresa Freedom Industries se demoró para hacerles saber del problema a las autoridades estatales. Un grupo interagencial que trabaja para restablecer el servicio de agua y proporcionar el líquido a clientes tenía previsto reunirse el lunes en la mañana, dijo Amy Shuler Goodwin, la portavoz del gobernador. El grupo incluye a la empresa hidráulica, la Guardia nacional y autoridades estatales. Si las pruebas continúan mostrando que el agua es segura, la prohibición que afecta a unas 300,000 personas en una región que abarca nueve condados será levantada gradualmente en zonas específicas, la primera de las cuales sería el centro de Charleston, dijo el presidente de la empresa hidráulica American Water en Virginia Occidental, Jeff McIntyre. No fijó fecha en la que la gente podría reanudar el consumo del agua. "En este momento puede decirles que no creo que pasen muchos días para que se comience a levantar (la prohibición), pero afirmo que no será hoy", dijo el domingo McIntyre en conferencia de prensa. "Ya vemos una luz al final del túnel", manifestó a la prensa el gobernador Earl Ray Tomblin. El gobernador exhortó a los habitantes a que no utilicen el agua para nada, salvo para los inodoros. Algunas personas han colocado bolsas de plástico alrededor de los grifos para tener presente que no deben utilizar el líquido en tanto que otras salieron de sus localidades para irse a tomar una ducha o encontrar algún restaurante abierto. En algunos centros de distribución se reparte agua embotellada en tanto que camiones cisternas llenan contenedores que las personas se llevan a casa. A la fecha, sólo 10 personas fueron hospitalizadas por exponerse al agua contaminada y ninguna se encuentra en estado grave, dijo la secretaria de Salud y Recursos Humanos, Karen Bowling. La sustancia química, incluso en su forma más concentrada, no es mortal. Sin embargo, se ordenó a la gente que ni siquiera laven sus ropas con el agua contaminada, porque la sustancia puede causar diversos síntomas, desde irritación en la piel y sarpullido hasta vómito y diarrea. Salvo las escuelas, guarderías, hoteles y muchos restaurantes que continúan cerrados el lunes, la región efectuaba el resto de sus actividades, aunque el desplazamiento de peatones era lento. Las tiendas y oficinas adoptaron como medidas proveer agua embotellada y desinfectante para manos. El gobernador dijo que las oficinas de gobierno funcionarían el lunes.