Se complica la búsqueda del jurado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ARIZONA - Los potenciales miembros del jurado que determinarán la sentencia de la asesina convicta Jodi Arias regresarán a la corte para que la fiscalía y la defensa reduzca el grupo hasta formar un panel imparcial que decida si la antigua camarera recibe la pena de muerte o cadena perpetua. La semana pasada fueron llamados 400 potenciales miembros de jurado y se redujo el grupo a cerca de la mitad, dejando fuera a muchos que dijeron que sabían mucho sobre el caso como para ser imparciales o que ya habían decidido cuál debía ser la sentencia. Se estima que hasta el momento quedan alrededor de 175 candidatos por entrevistar, abogados de ambas partes están en el proceso de eliminar prospectos utilizando cuestionarios que se pidió llenar a cada persona.

    El siguiente paso será una entrevista individual hasta que se encuentra la cantidad suficiente de personas para formar el jurado final. Se espera que este nuevo juicio se extienda hasta diciembre. Arias admitió haber matado a su ex novio, Travis Alexander, en 2008 en la casa de él en los suburbios de Phoenix, pero argumentó que fue en defensa propia.

    El hombre sufrió cerca de 30 heridas de cuchillo, corte de la garganta y un disparo en la cabeza.

    Los fiscales argumentaron que fue un homicidio premeditado por un ataque de celos debido a que Alexander quería terminar su relación. Arias fue condenada el año pasado, pero el jurado no pudo ponerse de acuerdo sobre la sentencia. La fiscalía tiene una oportunidad más con el nuevo jurado para asegurar la pena capital, y de no conseguirla Arias enfrenta cadena perpetua. Mientras tanto, están pendientes varias mociones de la defensa, incluidas dos solicitudes que tienen por fin descartar la pena de muerte como una opción. El juez había negado previamente varias mociones de los abogados defensores para desestimar el caso, descartar la pena de muerte, trasladar el juicio fuera de Phoenix debido a la publicidad intensa y aislar al jurado, entre otras. Es común tal cantidad de mociones por parte de la defensa en días previos a un juicio, particularmente en casos de pena de muerte, mientras los abogados trabajan para preparar una apelación.