Ronaldo: el héroe de la Supercopa

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Un tercio del equipo de fútbol del Real Madrid podría ser comprado por 600 millones de dólares. Según datos de la revista Forbes del 2012, este equipo es el segundo más caro (Unos $1,970 millones) después del Manchester United ($2,318 millones).

    REINO UNIDO - Un doblete del portugués Cristiano Ronaldo dio la Supercopa de Europa al Real Madrid en Cardiff ante un ordenado Sevilla (2-0) que sucumbió ante el músculo atacante que exhibió el conjunto blanco. Los de Carlo Ancelotti no acusaron la falta de rodaje a estas alturas de la pretemporada y se llevaron el primero de los seis títulos que disputarán esta campaña, la segunda Supercopa europea en la historia del club. Ronaldo abrió el partido a la media hora conectando un largo pase de Gareth Bale y sentenció el duelo poco después del descanso con un remate cruzado que ajustó las cuentas con su compatriota Beto, el portero sevillista, que en la primera parte le había ganado un mano a mano. Ancelotti sacó al campo toda su artillería de inicio sin tener en cuenta posibles carencias físicas ni falta de engranaje en los mecanismos del equipo de los nuevos fichajes. El alemán Toni Kroos se erigió como organizador en su debut con la camiseta blanca junto a James Rodríguez, el fichaje más caro de este verano en el Madrid, algo más adelantado por el centro al inicio y escorado a la izquierda en algunos tramos del duelo. Ante la amenaza de ese Real Madrid lanzado al ataque, el Sevilla de Unai Emery se plantó en el césped dispuesto a resistir a base de una trabajada organización defensiva y confiado en que Carlos Bacca, en punta, podría sorprender en un latigazo a Iker Casillas. Al colombiano, sin embargo, le faltaban algunos kilómetros en las piernas en la pretemporada, y finalmente era Vitolo quien más corría para tratar de alcanzar los balones largos que enviaba el Sevilla a la espalda de Modric y Kroos. Más allá de una llegada por la izquierda del español a los veinte minutos que propició un desliz de la defensa blanca y que obligó a Casillas a despejar con los puños un balón cruzado pegado al palo, los sevillistas apenas inquietaron a la defensa que actuaba como local en el Cardiff City Stadium. Al otro lado del campo, en cambio, Cristiano Ronaldo iba a por todos los balones desde el inicio y Gareth Bale, con la mejor condición física de su equipo y jugando en su ciudad natal, buscaba los espacios con insistencia para desesperación de los de Emery. El galés firmó una de las primeras ocasiones del Real Madrid al cuarto de hora, cuando le faltaron centímetros para conectar un largo pase de James desde la izquierda. Cristiano, encendido y con ganas de brillar en un equipo repleto de estrellas, perdonó primero en un disparo desde el área pequeña pero no falló acto seguido, a la media hora. El portugués entró por la derecha y dejó en la red un largo globo de Bale, que se había dejado caer por la izquierda, su banda contraria.