Rescatan a afectados en Colorado

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty

    ESTES PARK - Colorado - Pueblos de las montañas de Colorado que quedaron aislados durante días por enormes inundaciones comenzaron a reabrir, revelando cabañas derribadas, viviendas arrancadas de sus bases y todo cubierto por una capa espesa de lodo. Ansiosos residentes y dueños de negocios se apresuraron a limpiar y despejar lo que podían salvar, mientras socorristas esperaban que el mal tiempo hiciese una pausa el lunes para reanudar el rescate aéreo de los varados. Los equipos de ayuda trabajaban inmersos en hasta 30 centímetros de lodo dejados en la calle principal de Estes Park luego que el río fluyese por el centro del pueblo a finales de la semana pasada. "Espero tener suficiente seguro", dijo Amy Hamrick, cuyos amigos la ayudaron a sacar agua y lodo de su café. El inventario estaba a salvo en su casa en una zona más alta, dijo. Funcionarios de emergencia ofrecieron una idea inicial de la magnitud de los daños. Condados reportaron que unas 1,500 viviendas han sido destruidas y 17,500 dañadas, de acuerdo con estimados ofrecidos el domingo por la Agencia de Emergencias de Colorado. El número de personas cuyo paradero se desconocía estaba bajando, con funcionarios del condado Larimer diciendo que habían logrado ponerse en contacto con centenares de personas de quienes no habían escuchado previamente en áreas inundadas. Con socorristas llegando a más lugares con residentes varados y el servicio telefónico siendo restaurado en algunas partes, las autoridades esperan que esas cifras continúen declinando. "Hay que tener en cuenta que mucha de esa gente perdió sus teléfonos celulares y estuvieron sin internet desde hace cuatro o cinco días", dijo el gobernador John Hickenlooper en el programa "Today" de la cadena NBC. "Tengo esperanzas de que la mayoría de esas personas están sanas y salvas". El saldo oficial seguía siendo de cuatro muertos confirmados y dos desaparecidos considerados muertos. Helicópteros de rescate continuaron sus operaciones el lunes al salir el sol, La lluvia había mantenido a los helicópteros en tierra casi todo el domingo y las primeras horas del lunes. El domingo, helicópteros militares, rescataron a 12 personas antes de la lluvia y otras 80 personas fueron evacuadas por tierra, dijo el teniente de la Guardia Nacional de Colorado James Goff. Importantes vías fueron arrasadas, pueblos pequeños como Glen Haven reducidos a escombros e infraestructura clave como líneas de gas y sistemas albañales quedaron destruidos. Eso significa que centenares de viviendas solamente en Estes Park pudieran ser inalcanzables e inhabitables por hasta un año. La agencia de emergencias llamó a las personas que siguen atrapadas por las crecidas y no pueden comunicarse por teléfono u otros medios que hagan señales a helicópteros con sábanas, espejos, bengalas y otros medios.