La broma del Papa a Cristina Kirchner

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    CIUDAD DEL VATICANO - El papa Francisco y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se reunieron por tercera vez y compartieron un almuerzo en la Casa Santa Marta, la residencia del pontífice.

    La anécdota de la visita la protagonizó el Papa, que con su habitual naturalidad le espetó un: "qué mala pata", a la presidente al verla llegar coja por un esguince en el pie. La presidenta argentina llegó a Roma en la primera etapa de un viaje por Europa en el que visitará también París, donde se entrevistará con el presidente francés, Francois Hollande, y participará en la inauguración del Salón del Libro, antes de regresar a Buenos Aires. Aprovechando su visita a Europa, la presidenta argentina pidió volver a saludar al papa, exarzobispo de Buenos Aires, en la que fue la tercera reunión entre ambos. Tanto la Presidencia de argentina como el Vaticano tuvieron en la agenda la reunión en la Biblioteca del palacio pontifico, al igual que el resto de jefes de Estado y de Gobierno que visitaron al pontífice, pero fuentes de la embajada argentina confirmaron que posteriormente compartieron un almuerzo privado en la residencia donde vive el papa. En la audiencia oficial, la presidenta argentina estuvo acompañada por el canciller Héctor Timerman; el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Timerman explicó a los medios de comunicación que la reunión en el Vaticano "fue con agenda abierta, entre gente que se conoce y se quiere". El titular de Exteriores argentino declaró que existe una "cercanía muy grande con el papa y el papa tiene una cercanía muy grande con el pueblo argentino y con la presidenta en especial", por lo que "las relaciones con la Iglesia Católica son óptimas, lo mejor que puede haber". Este fue el tercer encuentro entre Cristina Fernández y Jorge Bergoglio desde que este último fuera elegido Papa el 13 de marzo de 2013. El primer encuentro se produjo cinco días después de su elección en el Vaticano, el 18 de marzo de 2013, y el segundo, el 28 de julio, fue en Río de Janeiro durante el viaje de Francisco para la Jornada Mundial de la Juventud. Además, los contactos entre ambos durante estos meses no han faltado ya que se han escrito varias cartas e incluso el papa Francisco obsequió a la presidenta argentina con unos zapatos y unos calcetines blancos para su nieto, Néstor Iván. En la reunión del 18 de marzo de 2013, Cristina Fernández pidió al papa que interceda para abrir un diálogo entre el Reino Unido y Argentina sobre el tema de las islas Malvinas. Este es el primer viaje a Europa de Fernández tras la neurocirugía a la que fue sometida el pasado octubre para drenarle un hematoma craneal.