Pistorius: culpable de muerte negligente

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE

    PRETORIA, Sudáfrica - Oscar Pistorius fue declarado culpable de homicidio culposo o negligente por la muerte a tiros de su novia Reeva Steenkamp pero no se le señaló como responsable de asesinato ni homicidio premeditado en torno a crimen. La jueza Thokozile Masipa aseguró el viernes en un tribunal que el deportista no es culpable de asesinato como afirman los fiscales. La jueza ordenó a Pistorius, que tiene amputadas las extremidades inferiores de ambas piernas, ponerse de pie antes de que leyera el veredicto. Queda a discreción de la jueza la sentencia que dicte por homicidio culposo que puede variar desde una sentencia suspendida y una multa hasta 15 años de prisión. La sentencia será anunciada en fecha posterior. Pistorius también fue declarado culpable de uno de tres cargos relacionados con armas de fuego ajenos al proceso por la muerte de la modelo. La jueza dijo en su fallo que el deportista era culpable de infringir la ley por disparar un arma de fuego en un lugar público cuando manipulaba una pistola de un amigo abajo de una mesa y se le fue un tiro en un restaurante en Johannesburgo, a principios de 2013, semanas antes de la muerte de Steenkamp. Pistorius fue absuelto de otros dos cargos relacionados con armas, incluido uno por disparar un arma en un lugar público y otro por posesión ilegal de munición en la casa en Pretoria donde mató a Steenkamp. El jueves, Masipa dijo que no había suficientes pruebas para declarar a Pistorius culpable de homicidio premeditado por la muerte de Steenkamp. El deportista olímpico mató a tiros a su novia en la casa de él, el 14 de febrero de 2013. Pistorius asegura que confundió a Steenkamp con un intruso, aunque los fiscales afirman que la mató intencionalmente después de una riña. El viernes, agentes armados se seguridad se instalaron en cada una de las tres entradas a la sala de la corte; otros estaban de pie cerca de la jueza que vestía una sotana roja mientras explicaba los argumentos de sus veredictos desde su estrado frente a la corte. También había paramédicos en la sala del lugar.