MH17: Reino Unido analizará las cajas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images

    DONETSK, Ucrania - Los rebeldes prorrusos entregaron a representantes malasios las dos cajas negras del Boeing-777 siniestrado al este de Ucrania con casi 300 personas abordo. "No hemos venido aquí para culpar a nadie. Las dos cajas son propiedad de Malasia. A simple vista se puede apreciar que las cajas están intactas", aseguró a la prensa el jefe de la delegación del país asiático, un coronel del Consejo de Seguridad Nacional de Malasia.

    Las cajas negras, al Reino Unido

    Video: MH17: Reino Unido analizará las cajas

    Video: MH17: Reino Unido analizará las cajas
    (Publicado martes 12 de agosto de 2014)

    Las cajas negras del avión de Malaysian Airlines que se estrelló el pasado día 17 en el este de Ucrania serán analizadas por un equipo británico especializado en accidentes aéreos en la ciudad inglesa de Farnborough, indicó hoy el primer ministro del Reino Unido, David Cameron. "Hemos accedido a la petición de Holanda para que investigadores de accidentes aéreos de Farnborough recuperen la información de las cajas negras del vuelo MH17 para su análisis internacional", anunció Cameron en un mensaje en su cuenta de Twitter.

    Los cadáveres llegan a zona segura Los cadáveres de los casi 300 pasajeros y tripulantes del Boeing 777 malasio que se estrelló supuestamente abatido por un misil en Donetsk, una región insurgente prorrusa del este de Ucrania, llegaron a Járkov, ya en territorio controlado por las autoridades de Kiev. El tren con vagones refrigerados donde se guardaron los cuerpos para su conservación llegó pasado el mediodía, hora local, a Járkov, la mayor ciudad del este de Ucrania y la más desarrollada, acompañado por 16 representantes de Holanda, el país de donde procedía la mayor parte de las víctimas, Malasia y la OSCE.

    [Relacionado: Inicia transporte de cadáveres] El primer ministro de la república popular de Donetsk, Alexandr Borodái, hizo entrega de los dos dispositivos aéreos durante una ceremonia oficial celebrada en la sede del Gobierno separatista en Donetsk en la que las partes firmaron sendos documentos oficiales. Las cajas de color naranja fueron puestas sobre la mesa de la sala de conferencias y entregadas a la parte malasia entre los numerosos flashes de los fotógrafos. "Flight recorder. Do not open" (Grabador de vuelo. No abrir), se podía leer en las cajas. "Ahora, tenemos tres tareas: la repatriación de los cuerpos, el traslado de las cajas negras y la devolución de los objetos personales a sus dueños", dijo el representante malasio. El coronel explicó que, una vez que ya tiene las cajas negras en su poder, el tren con los 282 cadáveres y 87 fragmentos de los pasajeros y tripulantes del aparato podrá abandonar la estación de Donetsk con destino a la ciudad de Járkov para su examen e identificación. "Nos iremos ahora mismo", dijo el militar malasio, quien viajará en el mismo tren que transporta los vagones frigoríficos con los cadáveres. Por su parte, Borodái se manifestó convencido de que "el análisis de las cajas negras arrojará luz sobre cómo ocurrió realmente esta terrible catástrofe".

    [También te puede interesar: Acusan a Rusia de eliminar pruebas] "Las casi 300 personas fallecidas son víctimas de una guerra no declarada por las autoridades de kiev contra el pueblo de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk", denunció. Borodái aseguró que "la parte ucraniana no está interesada en la investigación objetiva del siniestro con la participación de expertos internacionales y en que la verdad salga a la luz". Y negó que las milicias insurgentes hubieran derribado el avión de Malaysian Airlines como aseguran Estados Unidos y muchas cancillerías occidentales. "No disponemos de la tecnología necesaria y, lo más importante, no teníamos de motivo alguno, ya que no sacamos ningún rédito con esta tragedia humana", resaltó. Además, anunció una declaración unilateral de alto el fuego en un radio de 10 kilómetros en torno a la catástrofe, que tuvo lugar en un campo de la localidad de Grabovo, para facilitar la labor de los expertos internacionales. En Járkov el tren con los cadáveres será recibido por una treintena de expertos, en su mayoría de Holanda, país del que procedían 193 víctimas, y Malasia, nación propietaria del Boeing-777 accidentado.