Hong Kong considera abrir diálogo

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Manifestantes prodemocracia se toman de las manos para mantener atrás a la multitud y conducir el tráfico, cerca de la oficina del jefe ejecutivo de Hong Kong, Cy Leung Chun-ying, en el quinto día de desobediencia civil en Hong Kong.

    HONG KONG -- El gobierno de Hong Kong dijo el domingo que está dispuesto a abrir el diálogo sobre la reforma constitucional con los líderes estudiantiles si éstos se comprometen a desbloquear las carreteras y los accesos a las oficinas gubernamentales, tomadas por los manifestantes desde el pasado domingo. En un comunicado, el segundo emitido en menos de 24 horas, el Ejecutivo local pidió que los manifestantes despejen al menos parte del área ocupada en la zona de Admiralty para que los 3,000 empleados del Gobierno puedan acceder a sus puestos de trabajo mañana lunes. Además pidió que se despejen varias carreteras que permitan la recuperación del tráfico para que los colegios puedan volver a estar operativos a partir de mañana. El nuevo llamamiento de la Administración emplaza a la Federación de Estudiantes, que colidera las protestas, a que muevan ficha y coopere con el fin de alcanzar un acuerdo que permita devolver la normalidad a la ciudad. La Federación de Estudiantes mostró ayer su disposición a reunirse con algunos representantes del Gobierno si éstos se comprometían a investigar la actuación policial de los últimos días tras los enfrentamientos entre detractores y partidarios de las protestas que dejaron a varios estudiantes y periodistas heridos. La organización estudiantil, que ayer convocó a miles de ciudadanos a una concentración pacífica para mostrar su rechazo a la actuación policial y del Gobierno debido a los enfrentamientos, volvió a pedir la dimisión del máximo representante político, Leung Chun-ying, como otra de sus condiciones para retomar el diálogo con la Administración. Mientras tanto, los estudiantes siguen hoy bloqueando numerosas carreteras y calles en tres puntos de la ciudad y retan las advertencias previas del Gobierno de que "tomarán todas las medidas necesarias para restablecer el orden social para que los siete millones de personas de Hong Kong puedan volver a su trabajo y vida normal".