Agencia de Veteranos: gran reforma

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock

    WASHINGTON - El secretario de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos, Robert McDonald, anunció una ambiciosa reestructuración de la agencia federal, incluidos despidos, para hacer frente al escándalo que ha vivido el departamento por las largas listas de espera médicas para sus cientos de miles de usuarios. "Vamos a actuar de manera agresiva, rápida y consistente con la ley", dijo McDonald, exconsejero delegado de Procter & Gamble, en una entrevista en la cadena CNN en la que dejó entrever que podrían darse hasta 1,000 despidos. McDonald, que asumió el cargo después de la dimisión de su predecesor, Eric Shinseki, hace tres meses, señaló que "la mayor reestructuración de la historia del departamento ha comenzado". La reforma del departamento se produce un día antes de que se celebre en EE.UU. el día de los veteranos, una jornada festiva en la que se rinde homenaje a la labor de los estadounidenses que han participado en conflictos armados en el extranjero. El escándalo que obligó a la salida del general retirado Shinseki estalló al conocerse que el personal del centro médico del Departamento de Veteranos en Phoenix (Arizona) mantenía una lista secreta de pacientes que esperaban tratamiento para ocultar los retrasos a la hora de atender a los excombatientes. Estas listas secretas y la manipulación de registros en el hospital de Phoenix estuvieron supuestamente relacionadas con la muerte de 40 excombatientes que esperaban tratamiento médico. "A medida que el departamento progresa, juzgaremos el éxito de nuestros esfuerzos con una sola medida: los resultados que ofrecemos a los veteranos", señaló el secretario sobre la agencia que ofrece cobertura sanitaria a los más de 22 millones de excombatientes que actualmente hay en el país. Desde los atentados terroristas contra las torres gemelas de Nueva York y el Pentágono de septiembre de 2001, más de 2.5 millones de estadounidenses han servido en Irak y Afganistán, lo que supone el periodo más prolongado de guerra para Estados Unidos. Ante la gran cantidad de excombatientes, la agencia federal ha reconocido estar sobrepasada por las necesidades de los veteranos, especialmente en tratamientos de salud mental. McDonald ha apuntado sus planes para contratar a casi 30,000 nuevos profesionales sanitarios, para mejorar la capacidad de respuesta del departamento.