Pastilla podría curar cáncer de cerebro

Pastilla podría curar cáncer de cerebro en Arizona

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto: Getty Images
    El tiempo es oro para los pacientes de glioblastoma, el cual es el tipo más común y mortífero de tumor cerebral.

    ARIZONA - Lori Simons tomó la píldora a las 3 de la mañana. Ocho horas después los médicos le hacían una incisión en el cráneo hasta el cerebro para extirparle un tumor canceroso y determinar si el medicamento funcionó.

    La mujer participa en uno de los experimentos más inusuales en la nación con pacientes de cáncer.

    Con autorización especial de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la participación de varios laboratorios farmacéuticos, un hospital de Arizona está probando medicamentos en etapas muy iniciales de su desarrollo y nunca experimentadas en tumores cerebrales.

    Horas después de ingerir una sola dosis de uno de dichos medicamentos, a los pacientes les extirpan los tumores para revisar si el medicamento ha surtido efecto alguno.

    Si es así, pueden seguir con un fármaco experimental al que de otro modo no habrían tenido acceso y de no ser así, pueden probar otra droga, meses antes de lo que habría demorado detectar que el medicamento no surtía efecto.

    "No pierden tiempo", comentó el doctor Nader Sanai, que dirige el estudio en el Instituto Neurológico Barrow de Phoenix.

    El tiempo es oro para los pacientes de glioblastoma, el tipo más común y mortífero de tumor cerebral, el mismo que mató al senador Edward Kennedy en 2009. Aunque los cirujanos que operan al paciente creen que han extirpado todo, el cáncer suele reaparecer con resultados fatales. Los pocos fármacos que tratan estos tumores tienen poco efecto y la supervivencia media es de unos 14 meses.

    [Nota relacionada: Conoce aquí los virus más extraños y mortales]

    "Hemos experimentado una sucesión interminable de fracasos" en la búsqueda de medicamentos mejores, dijo Sanai.

    Su estudio es para los pacientes con cáncer recurrente. Los médicos usan una muestra almacenada del tumor original para ver si su crecimiento se debe a algunos genes o vías que son atacados por el medicamento experimental en desarrollo. Si es así, administran esa única dosis de la droga antes de la operación quirúrgica para remover el nuevo tumor.

    Después, el tejido del tumor es examinado en el microscopio para ver si el fármaco ha surtido efecto en los genes o vías.

    Hasta ahora, el estudio ha probado un medicamento de AstraZeneca PLC en cuatro pacientes. Otro fármaco, de Novartis, será puesto a prueba pronto.

    "Tratamos de desarrollar un portafolio" para que haya muchas drogas posibles para nuevos pacientes en un estudio, dijo Sanai.

    Esa etapa del proceso se llama "fase cero" de la prueba clínica porque tiene lugar antes del proceso regular de tres fases para determinar la seguridad de un medicamento, la dosis ideal y su efectividad.

    "Lo consideramos una gran cosa, algo que producirá mejores drogas con una mayor posibilidad de éxito", comentó el doctor Richard Pazdur, director de fármacos para el cáncer en la Administración de Alimentos y Medicamentos. "Potencialmente se reducirá el costo y el tiempo para los laboratorios y los pacientes tendrán algo útil".

    El doctor James Doroshow, que participó en el único estudio previo similar, en el Instituto Oncológico Nacional, explicó que anteriormente, "cuando uno tenía una droga nueva, se la daba al paciente y después medía los niveles de presión sanguínea, pero no había modo de saber si funcionaba".

    El nuevo estudio lo permite porque el tumor es extirpado inmediatamente después que se administra la primera dosis y si el fármaco no funciona, evita que otros pacientes sean sometidos a un tratamiento inútil y limita los costos y tiempo que invierte el laboratorio farmacéutico.

    También te recomendamos: