Leer Más Copa FIFA Confederaciones »

Policía de Zihuatanejo, desmantelada y bajo investigación

Un grupo de 190 policías son investigados, mientras militares patrullan el puerto.

processing...

BOLETÍN DE NOTICIAS

La zona turística de Ixtapa, Zihuatanejo es custodiada por decenas de soldados ante la reciente separación de unos 200 efectivos.

(Published viernes 19 de mayo de 2017)

Los soldados resguardan las puertas de las instalaciones de la policía de Zihuatanejo, impiden que alguien entre o salga de ese lugar donde 190 agentes son interrogados.

"Nosotros no tenemos información de lo que está sucediendo en seguridad pública, ahí", afirma Carlos Alberto Cruz, titular de Seguridad Pública.

Pese al cargo que ocupa en ese importante puerto turístico, Cruz asegura no tener datos de la investigación que inició a mediados de esta semana, pero confirmó que el total de los policías, 250 elementos, fueron llamados a declarar bajo la sospecha de que algunos están involucrados con el crimen organizado.

Así entre los gritos de las familias que buscan a sus seres queridos, los días han pasado: 190 uniformados quedaron como testigos y 40 han sido liberados; 20 están en calidad de detenidos porque no pueden comprobar que son policías reales.

Entre la lista de los sospechosos, las autoridades encontraron a tres hombres que se hacían pasar por policías, tenían puestos de altos mandos cuando en realidad son miembros de un cartel del narcotráfico que opera en la entidad.

Sin policías locales, el puerto está siendo vigilado por soldados que patrullan la zona turística, donde los visitantes han disminuido notablemente ante la noticia.

"Uno tiene miedo de salir a la calle, sobre todo, y el turismo ya mucho no quiere ni venir por lo mismo, está muy peligroso", confiesa Luis Alberto Maciel, habitante de Zihuatanejo.

Y los pobladores no se dijeron sorprendidos, pero sí atemorizados de que quien debería de protegerlos, trabaje para el otro bando.

"A veces hay cosas que uno no se espera, anda uno escondiéndose, con temor", dice Mateo Tiburcio, habitante de Ixtapa.

En las próximas horas, las autoridades federales terminarán de deslindar responsabilidades y confían en que con ello quedará depurada la corporación que estaba infiltrada y controlada por los criminales.