Tucson: En corte acusados de matar a agente fronterizo

En corte acusados de matar a agente fronterizo en Tucson Arizona

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto: EFE

    ARIZONA - Con la selección del jurado inició el martes el juicio en contra de dos ciudadanos mexicanos acusados de la muerte en la frontera con México del agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Brian Terry, que destapó el fallido y polémico operativo "Rápido y Furioso".

    Durante las primeras horas, los abogados de ambas partes se dedicaron a cuestionar los posibles miembros del jurado que tendrán en sus manos el futuro de Iván Soto Barraza y Jesús Leonel Sánchez Meza, también conocido como Lionel Portillo Meza.

    Ambos acusados enfrentan cargos por el asesinato de Terry durante un enfrentamiento a tiros en la frontera de Arizona con México en diciembre del 2010.

    En caso de ser encontrados culpables ambos podrían enfrentar la pena de muerte.

    Por otra parte, el juez federal en el caso, David Bury, determinó que no permitirá que se mencionara para nada el controvertido operativo "Rápido y Furioso" durante el juicio que se lleva a cabo en la Corte Federal en Tucson.

    La operación, por la que se introdujeron cientos de armas en México para seguir la pista a los narcotraficantes entre 2009 y 2010, fue un fiasco debido a que le perdieron el rastro al armamento.

    No obstante, la muerte del agente de la Patrulla Fronteriza, que era miembro de un grupo elite que seguía los pasos a contrabandistas, acaparó la atención pública tras descubrirse que al menos dos armas utilizados durante el enfrentamiento que acabó con la vida de Terry formaron parte del contingente de armas que integró la controvertida operación.

    Terry murió durante un enfrentamiento a tiros con el grupo de asaltantes, conocidos en la región como "bajadores", criminales que se dedican a robar a traficantes de drogas y a inmigrantes indocumentados.

    Otros dos involucrados en el caso, identificados como Manuel Osorio Arellanes y Rosario Rafael Burboa Álvarez, fueron sentenciados previamente a 30 años de prisión cada uno.

    Otros dos hombres se encuentran fugitivos y se sospecha que se encuentran en México.