Aumentan recompensa, piden un alto a tiroteos en I-10

Aumentan recompensa, piden un alto a tiroteos en I-10

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ARIZONA – La ola de tiroteos contra conductores sobre la autopista 10 en Phoenix no ha parado de preocupar a la comunidad y autoridades.

    La seguridad se ha incrementado y la policía reporta haber recibido cientos de llamadas con posibles pistas de quien podría ser el responsable.

    Sin embargo, estos detalles aún no son suficientes para tener una descripción específica sobre la persona o personas que podrían estar realizando los hechos.

    Hace unas horas, el director del Departamento de Seguridad Pública de Arizona, Frank Milstead, anunció que la recompensa por el pistolero ha aumentado de 20 mil a 50 mil dólares.

    También se indicó que dicho departamento estará pasando volantes en inglés y en español para que la comunidad esté al pendiente sobre cualquier actividad criminal, y así también lo reporten de inmediato.

    Para la nueva recompensa, cinco agencias del orden se unieron, y el dinero será entregado a aquellas personas que den información fidedigna que ayude a la identificación, aprehensión y enjuiciamiento del o los sospechosos de los ataques en la carretera.

    Milstead informó que han recibido casi mil pistas, y que los agentes están trabajando en darle seguimiento a aquellas que podrían llevarlos a poner tras las rejas al o los responsables.

    Oficiales les piden a los residentes y víctimas que sigan cooperando con las autoridades e informen cualquier detalle que pueda ayudarlos a acabar con el terror que se vive en el camino.

    De acuerdo a la agencia de seguridad pública, son once los casos que han sido confirmados como parte de la serie tiroteos en la autopista 10; los otros reportes, informaron, no están relacionados con los ataques.

    Aunque se han registrado cinco arrestos, una mujer ya está libre, un sospechoso está siendo investigado, tres jovencitos fueron puestos tras las rejas por querer imitar al tirador arrojando piedras, pero aún así el criminal sigue libre.