Traficantes usan celulares para cruzar frontera

Traficantes usan celulares para cruzar frontera de Mexico y Arizona

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Durante un recorrido por la frontera de Nogales, Arizona, Bidegain denunció que los "halcones" operan para los carteles y que la Patrulla Fronteriza busca "desmantelar esta red".

    ARIZONA - Los traficantes de indocumentados en la frontera hacen cada vez más uso de los celulares para guiar el cruce de personas y también el de droga, apostados en las partes altas de las montañas en México y Estados Unidos, desde donde vigilan a la Patrulla Fronteriza.

    Inmigrantes en la frontera detallaron a Efe que a través de un red de comunicación por celulares, bien establecida, los traficantes los guían.

    De igual forma, denunciaron que los carteles del narcotráfico que controlan el cruce por Arizona establecieron una tarifa de 350 dólares.

    Los "halcones", como son llamados los guías, se ubican en las partes altas de las montañas, tanto en territorio estadounidense como mexicano, para vigilar los pasos de la Patrulla Fronteriza y alertar por teléfono a los inmigrantes.

    [También te puede interesar: Fotos policiales de los famosos]

    Los traficantes "tienen los teléfonos para guiar a las personas, tienen la red de 'halcones' que vigila a la Patrulla y tienen un coyote que guía a los grupos", explicó a Efe Peter Bidegain, portavoz de la Patrulla Fronteriza en el sector Tucson.

    Los agentes migratorios pueden incluso ver desde el lado estadounidense a los "halcones", que también se esconden en los arbustos y, en algunos casos, en edificaciones.

    Según el padre Sean Carroll, director de Iniciativa Fronteriza Kino, el cobro de "la mafia" es lo que más les preocupa a los inmigrantes.

    Al comedor de esta organización humanitaria, en el lado mexicano, al lado de la garita Mariposa, llegan por almuerzo inmigrantes que acaban de ser deportados o que esperan el momento oportuno para dar el salto al lado estadounidense.

    "Yo sé que ahora no está fácil cruzar, hay mucha vigilancia y cobran, sea que crucemos en cualquier lugar, ellos (los carteles) están siempre ahí, cobran 350 dólares", dijo a Efe el inmigrante mexicano Gustavo Ángel.

    "Sí, realmente cobran para cruzar la frontera y si no pagan tienen el riesgo de sufrir de violencia o hasta la muerte", aseguró a Efe el padre Sean, en su sede de Nogales, Arizona.

    Según los inmigrantes, aquellos que cruzan por primera vez, sin embargo, prefieren caminar con un guía, mientras algunos que más o menos conocen la ruta eligen el celular.

    [Nota relacionada: Las "armas" que usa la Patrulla Fronteriza]

    "Ahora migración tiene muchos sensores, tiene radares para sentir el calor humano, tienen aviones que en la noche se detienen con cámaras", relató Oscar Valdés, un inmigrante mexicano.

    Durante un recorrido por la frontera de Nogales, Arizona, Bidegain denunció que los "halcones" operan para los carteles y que la Patrulla Fronteriza busca "desmantelar esta red".

    Según el oficial, estos cuerpos de vigilancia también operan dentro de ciudades como Nogales o Douglas para dar la señal de cuándo pueden cruzar "la mercancía", que en algunos casos es por la misma localidad.

    "Los 'halcones' aquí en Nogales usan algunas casas en el lado mexicano. Hay una casa bien conocida que le dicen 'El Castillo'", precisó Bidegain.

    "Ellos saben que usamos la tecnología para vigilarlos a ellos, pero es un juego del gato y el ratón", sostuvo el agente fronterizo.

    "La cosa más fea aquí es que los carteles tienen inmigrantes que quieren cruzar a Estados Unidos, pero también tienen la droga que vale más dinero, entonces usan a los inmigrantes como carnada para pasar las drogas", aseguró.

    Por su parte, los inmigrantes contaron que pueden pasar días en Nogales, en el estado mexicano de Sonora, esperando que los traficantes les digan por dónde es más seguro cruzar.

    También te puede interesar: Con los refuerzos de la seguridad en las fronteras y la lucha en contra del contrabando, los narcotraficantes han aumentado su creatividad e imaginación para seguir traficando. Ve aquí algunos de sus escondites predilectos.