Hombre muere aplastado por ascensor descompuesto

Según los testigos, les deseó un feliz año nuevo antes de morir.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Un hombre murió luego de que fuera atrapado en un elevador en Manhattan. (Published viernes 1 de enero de 2016)

    NUEVA YORK - Un hombre murió la víspera del Año Nuevo al ser aplastado por un elevador descompuesto, y testigos dijeron que la víctima había logrado poner a salvo a una mujer antes de perder la vida.

    El hombre, identificado como Stephen Hewett-Brown, de 25 años, iba en el elevador de un edificio en el sur de Manhattan alrededor de la medianoche cuando se presentó un desperfecto.

    Hewett-Brown empujó a una mujer fuera del elevador, pero quedó atrapado entre la cabina del ascensor y el cubo del ascensor mientras intentaba salir, dijeron testigos.

    Según los testigos, Hewett-Brown les deseó un feliz año nuevo antes de morir. El testigo Manuel Coronado dijo que intentó ayudar a Hewett-Brown pero no logró levantarlo para sacarlo.

    "Él decía 'no puedo respirar'. Intenté tirar para sacarlo, pero dijo 'déjame, déjame''', afirmó Coronado al periódico Daily News de Nueva York.

    Según el Departamento de Policía de Nueva York, la víctima estaba inconsciente y presentaba traumatismos severos en el cuerpo cuando los agentes llegaron al lugar poco después de la medianoche.

    Un portavoz de la policía dijo no tener información sobre las circunstancias exactas de la muerte de Hewett-Brown, pero el departamento señaló que no sospechan que hubiera sido un acto criminal.

    El Departamento de Edificios de la ciudad investiga el accidente. Los hechos ocurrieron después de varias quejas este año sobre los elevadores fuera de servicio en el inmueble, según expedientes del Departamento de Edificios. La inspección más reciente en el lugar se había efectuado en septiembre.

    "Los elevadores eran un problema y era necesario que los arreglaran", dijo la expresidenta de la Asociación de Inquilinos, Dashia Imperiale, a la estación WABC-TV. A veces parecía que los ascensores daban brincos, agregó.

    Mensajes dejados al gerente de la propiedad no fueron respondidos de inmediato el viernes.