Sonoyta: Familias desplazadas por el narcotráfico

Sonoyta: Familias desplazadas por el narcotráfico

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ARIZONA – En el valle agrícola de Sonoyta, Sonora, una frontera que esta a dos horas y media de Phoenix, se ha desatado una sangrienta guerra entre dos grupos criminales, la cual ha causado el exodo de cientos de personas, y una crisis en dicha región.

    “Aquí estamos por el momento verdad, esperando que pase rápido para regresar a nuestros hogares” dijo Leonor, quien se encuentra en un refugio tras tener que dejar su hogar debido a la situación.

    Se indica que la sangrienta guerra se desencadenó recientemente entre dos grupos criminales que buscan el control de tráfico de drogas hacia los Estados Unidos.

    Algunas personas han encontrado albergue en Sonoyta mientras que otras se han ido a otras ciudades.

    Video: Familias refugiadas ante ola de violencia en Sonoyta

    Video: Familias refugiadas ante ola de violencia en Sonoyta
    La desesperación por esta situación también ha afectado a los menores, quienes según las personas refugiadas, duermen en el suelo. (Publicado lunes 11 de mayo de 2015)

    [Nota relacionada: Encuentran marihuana oculta entre pimientos]

    La desesperación por esta situación también ha afectado a los menores, quienes según las personas refugiadas, duermen en el suelo, y hay gente que les ha llevado ayuda, incluyendo colchonetas.

    Según el periodista independiente Luis Castillo, alredor de 1,200 personas son las que han abandonado el área rural de Sonoyta, y los enfrentamientos que han ocurrido desde principios de este mes han dejado oficialmente 11 muertos.

    Castillo también indicó que desde el pasado viernes han llegado a Sonoyta elementos policiacos estatales y federales, así como miembros de las fuerzas armadas para tratar de controlar esa guerra entre grupos del crimen organizado.

    También te puede interesar: Con los refuerzos de la seguridad en las fronteras y la lucha en contra del contrabando, los narcotraficantes han aumentado su creatividad e imaginación para seguir traficando. Ve aquí alguno de sus escondites predilectos.