Luchan contra la deportación de madre

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ARIZONA - Un grupo de líderes religiosos y activistas se presentaron ante la sede de Tucson, en la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para solicitar que no se deporte a la mexicana Rosa Robles Loreto, refugiada desde hace más de un mes en una iglesia.

    La indocumentada Robles Loreto se encuentra en la Iglesia Presbiteriana del Sureste desde el pasado 7 de agosto, y tenía que presentarse en las oficinas de ICE, como parte de un acuerdo que hizo con la agencia federal que ve su posible deportación.

    No obstante, la mexicana decidió no hacerlo y en su lugar acudió su abogada Mago Cowan junto a líderes religiosos, quienes entregaron una carta en la que solicitaron que se reconsidere la deportación de Robles Loreto. "Entregamos la carta y nos dijeron que deberán enviarla a Phoenix donde tomaran la decisión. Mientras eso pasa, nos dijeron que validarán nuestra presencia aquí como si Rosa hubiera venido", señaló Cowan.

    En la fachada del ICE, algunos activistas oraban y hacían cánticos en apoyo a la inmigrante y a su familia.

    La indocumentada, quien permanece en un pequeño cuarto de la iglesia, está a la espera de la resolución de su caso desde que hace 35 días entró al recinto religioso a pedir refugio.

    "Estoy tranquila. Con mis hijos comparamos esto a cuando estuve 66 días detenida en Eloy y, aunque estoy encerrada aquí, los puedo tener conmigo. Mucha gente viene a visitarme, oramos todos los días y eso me da la fuerza para permanecer aquí", dijo Robles.

    "Yo no pienso en la deportación, tengo fe de que ellos (ICE) decidirán a mi favor", agregó.

    Robles Loreto y su familia residen en Tucson hace más de una década. Desde que pidió refugio, otros inmigrantes han hecho lo propio, como Luis López en Tempe (Arizona) y Beatriz Santiago Ramírez en Chicago (Illinois).

    En todos estos casos, las familias esperan que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) aplique la discreción procesal en sus casos, pues son personas que residen en el país desde hace tiempo y no han cometido delitos graves.

    La activista Erika Andiola fue una de las que participó en la manifestación de hoy y señaló que ante el aplazamiento hecho por el presidente Barack Obama de tomar una acción ejecutiva para reformar el sistema migratorio, los indocumentados tendrán que actuar por ellos mismos.

    "Hay muchas personas que estábamos a la espera de que se diera algo y sus plazos se están venciendo, entonces veremos cada vez a más gente buscando santuario para evitar ser separados de sus familias", comentó Andiola.