Pensaron que la raptó, pero evidencia revela otra cosa